martes, 17 de abril de 2012

Hakuna Matata


Hakuna Matata, carpe diem, aprovecha el momento da igual cómo nos lo digan lo importante es que lo aceptemos y vivamos, disfrutemos y aprovechemos cada instante, sobreponiéndonos a la adversidad. Esto es lo que nos vienen a decir los simpáticos personajes del musical del Rey León que hace unas semanas tuve la ocasión de ver.
Las expectativas estaban altas, tan altas como tener las entradas compradas desde finales de noviembre, cuatro meses de espera que merecieron la pena no sólo por ver el musical sino por disfrutar de un fin de semana en Madrid con buena compañía.
Fue poner un pie en el Teatro Lope de Vega y la ilusión crecía por momentos. Parada obligada para hacernos la foto de rigor con el Rey León. Una vez acomodadas esperábamos impacientes que empezase el musical. Menudo comienzo. En los cinco primeros minutos los creadores de este show al puro estilo Broadway nos dejaron, a todos los asistentes, boquiabiertos con un despliegue de luz, sonido y  una ambientación del escenario espectacular.
En pocos segundos recorrimos miles de kilómetros hasta adentrarnos en el corazón de África a través de la calidez y el colorido de la escena, el atrezzo, los vestidos y  la música en directo.
Por su parte, Timón y Pumba no defraudaron. El toque andaluz, la picardía y la elocuencia de Timón junto con la inocencia y grandiosa bondad de Pumba hicieron desternillarse a la platea repleta de un público muy variopinto.
Sin duda, un musical que no deja indiferente a nadie. ¡Os lo recomiendo!

                           Marta y Sara en el musical del Rey León

No hay comentarios:

Publicar un comentario